L'amagüesto

Julio González Rodríguez
Llunes 2, Febreru de 2015, 10:52 am

Reproducimos equí’l capítulu siete del cuentu El Carreirín de Barrocande, del escritor tinetense Julio González Rodríguez.

L.lueo de muito tiempo, las casas de los pueblos van zarrándose, ya la L.lamera, nun diba ser menos. ¡Veise la xente ya l.legan los artos!. La casa yeran cuatro parés. La de diantre que tovía tenía l´acometida de la l.luz, taba perbien, pero pola parte d´atrás nun había onde atar un reyo. La mitá´l techo taba nel suelo. Una viga pergrande, posadoiro de coruxas en tantas ya tantas nueites, fíxo-y esbarrigar a una paré. L’hörreo taba según lo dexara Bego, ¡Tando sano´l techo nun tienen problema! Si fora angüaño ya nun taba en pía, nestos tiempos, al non l.lover, aguanta más. Pero una nueite pola setembrada na que facía esi aire de las castañas, ardeo too. Dixenon que fora por culpa de una chispa de la l.luz. El caso ya qu’entamóu na casa, pero col aire que facía pasóu pal hórreo. ¡Nun se podo facer ná! La Fontarica, ensuita, taba l.len de cenizas; dalgunas, como si dalquién las empuxara, entamaban enredar toas xuntas faciendo remolinos, ya selequín, como si garraran un carreirín, díbanse pa riba.

Debaxo, la L.lamera chamuscá. Las puvisas, de la que diban pa riba, diban viendo las casas, los val.les, los montes. De la que diban engaramándose más, diba viéndose too muito meyor. Entos, ¡empezanon vese! ¡Al.lí taban!, ¡yera verdá! Siendas, carreirinos,…entamaban  vese ente los l.lugares. Unos diban pa un l.lao, outros pa outro. Dende Las Ubiñas baxaba ún a los val.les de Quirós. Del Cornón, víanse salir, polo menos duos. Uno d´el.los pasaba pal Cornín, baxaba a Braña Viecha, ya d´eihí tiraba derecho a Vil.lar. Del Puerto, de Vegará, de Tarna, y´asina, un báramo de siendas per toos l.laos.

Ya ¡eil.lí taba!, n´algunos tramos, nun se vía polo mesto del monte, pero barruntábase onde emprincipiaba ya onde acababa. Del Cueto baxaba revirando monte abaxo, enroscábase onde taba muy cuesto. Espués, metíase nel Monte´l Gato; al.lí miánicas paecía que morría, pero volvía salir pol fondo, ente unos ablaneiros que facían de l.linde a las fincas.

Más abaxo, pegao´l rio, como si quixera l.levar la xente a beber del agua, víase´l carreiro baxar, pino abaxo, siempre l.loñe de las casas.

Garra agora una l.lomba ya vei arrimándose a los toxos. Pasa ente unos cortinos, sierra abaxo, col.ladas, val.les, ya espués de pasar unos montes de pláganos, remata derriba´l pueblo  Naraval.

Espués, fixándose perbien nél.la, metíase ente dos penas, baxaba pegá a un regueirín l.len de l.loureiros ya l.legaba a una paré. Una paré, l.lena de mofo ya de artos, que, angüaño barruntábase zarraba tola finca.

Nuna esquina la paré, dos l.lábanas calecían al sol, un sol que selequinamente diba metiéndose tras de Capiel.la Martín.

Veise´l sol perehí pa cul.ló, ya vien la nueite perehíi p’acó. La nueite que tolo tapa ya que tolo escuende, vei tapándonos El Cueto, los val.les, los regueiros, las casas, la xente, las siendas ya los praos; pero de xuro qu´espués outro sol l.legará; outro sol que, miánicas, nos faira ver outro Cueto, outras siendas, outros carreiros, outra xente, ya, ¿qué vos apostáis?,  outro Barrocande.

 


Fonon aquél.los, la xente Barrocande;

Agora son alcuerdos, ya nun queda naide;

Únos tan nel Cueto, outros, l.levoulos l´aire;

Zarrando los güeyos, con él.los pode falase;

¡Qué nun l.lore naide!, ¡qué nun l.lore naide!

Tal paez que nun tán;

Pero,  yá que nun los vemos;

Pa un l.lao ya pa outro van;

l.lenos de xente los carreiros.

Fonon aquél.los, la xente l´Outeiro;

Mirai pa los güeyos, quieren d´ir pal cementerio;

Aquél.los ya nun tan, pero outros vinienon;

Miánicas vos pido: nun dexeis d´ir velos;

¡Na más vos digo: nun vos escaeceis d´el.los!

Tal paez que nun tán;

Pero,  yá que nun los vemos;

Pa un l.lao ya pa outro van;

l.lenos de xente los carreiros.

Últimas
Al azar

Hemeroteca

Buscador