Se dice poeta. Sofía Castañón

Alba González Sanz Juan Tizón
Xueves 5, Marzu de 2015, 12:29 pm

“La esperiencia histórica diznos que denunciar la desigualdá ofiende muncho”

 

Nenguna de les dos ye periodista. Pue que, por eso, nun importa que nun podamos sentanos frente a frente pa esta charla; o que les dos tengamos dalgo de xuez y parte nel tema que tratamos. Nun importa qu’a les dos –y equí falo cola confianza de munchos años– pasásenos yá’l virus esi de la objetividá y la verdá y la ciencia qu’al final nun fai sinon conducir el conocimientu y el pensamientu, en cuenta de permitir que encarnemos aquello que somos, pensamos o sentimos. 

Desvíome, pero en realidá non, al escribir dende l’otru lláu del océanu lo que sigue, sabiendo que la escritora y directora Sofía Castañón (Xixón, 1983) duerme con suerte y, si non, pelegrina un pasiellu en compañía del otru pegoyu d’esti proyectu, el director de fotografía y editor Juan Tizón (Xixón, 1981), porque hai una criatura que medró col documental a la que puede que-y  los caniles.

Se dice poeta ye un proyectu de cuasi dos años: de la idea al metraxe estrenáu’l cinco d’ochobre nel  Centru Niemeyer. D’una serie de duldes y puntos ciegos sobre la propia presencia pública como escritora a compartir eses preguntes con 21 compañeres de profesión poética y montar 90 minutos de reflexón coral onde tampoco falten otres persones vinculaes a lo poético dende’l mundu editorial, l’educativu o dende otres disciplines artístiques. Como ganchu, dos palabres: poeta y poetisa. La existencia, precisamente nesti campu, d’un femenín con el que las interesadas no parecen sentirse generalmente cómodas, cuando la posibilidad de nombrarse de forma acorde al propio deseo es en otras ocasiones tan complicada…

Lenguaje y poder. Bajo la palabra inocente se esconde la visión del mundo. En el tiempo desde la idea al metraje, surge una alerta constante en la conversación relacionada precisamente con las trampas simbólicas, con lo que sólo en apariencia es inocente. Este documental desmonta alguna de esas inocencias, pone sobre la mesa la debilidad de las ideas preconcebidas. Lenguaje y movimiento: la certeza clarísima de que decir es el único arma disponible cuando se está viva.

 

Se dice poeta ye una mirada de xéneru al panorama poéticu d’una xeneración criada en teóriques democracia y igualdá, qu’inclusive se consideraba ayena a delles lluches polítiques, mui especialmente la feminista. A esta xeneración una crisis desnudadó-y les mentires fundacionales. Empezasti esto pa compartir preguntes en cuantes a esa igualdá teórica nel ámbitu poéticu. ¿Qué te “desnudó” a ti esti documental?

 Desnudóme les mios propies contradicciones. Por exemplu, querer falar de delles situaciones onde se trataba a les poetes como oxetos xulgando única y duramente la so imaxe y, al empar, sentir pudor al preguntar sobre esto.

 

La esperiencia histórica diznos que denunciar la desigualdá ofiende muncho, especialmente a les persones que se ven desenmascaraes, a les que se retrata na so falsedá. ¿Pasó pela to cabeza, en dalgún momento, dalgún mieu o reparu al pensar na recepción d’esta obra, no que diba poder implicar pa les participantes?

 Ye raro, el primer mieu cuando-yos propunxe a toles persones que participen delantre y detrás de cámara yera’l de que se malinterpretara. Quier dicise, que s’adxudicara un tonu o una mirada ensin que me diera tiempu a esplicame. El mieu al prexuiciu. Tanto n’un sentíu como nel contrariu. A lo llargu  del procesu lo que se contaba parecíame tan potente, tan cierto y tan intelixentemente espresao que nun me planteaba nada. Con la recepción inicial -y anque tengo que dicir qu’hasta la fecha la respuesta ye mui bona y superó les nuestres expectativase- sí m’atopé un xuiciu a priori, una colección de comentarios dende la ignorancia (yá non al tema, que tamién, sinón al conteníu del documental) que me recordaren por qué facemos esto. Ta claro que si nun hai una respuesta crítica hacia lo que contamos, el documental que fiximos nun diba ser necesariu.

 

Falamos de llinguaxe: poéticu, críticu, fílmicu… Falamos d’usar les palabres para evitar que les empleen nel nuestru nome o les manipulen. Pero al fin, la persona qu’escribe emite, toma una posición de cierta posibilidá espresiva –nu quiero escribir poder–. La tu mirada como directora d’esti documental qu’escoyó a 21 poetes contemporánees españoles y a otres persones rellacionaes col ámbitu. ¿Cómo se negocia detrás de la cámara la perspectiva personal, la mirada, col deseu d’ofrecer una panorámica, una “compartura” honesta de les duldes de partida?

Entiendo qu’el pensamientu ta en continua construcción, y en dellos asuntos más tovía, porque precisen y se nutren del intercambiu. Nesti sentíu, nun soi la mesma enantes de facer el documental que una vez acabáu. Toles aportaciones de les poetes entrevistaes tán en mí y d’eses idees aprendí, cuestionado, reflexonado. Pa contar la historia que quería contar en Se dice poeta tuve, sí, que negociar col mio puntu de vista -que nun quería omitir- y cola manera de presentar les respuestes ensin alterar el significáu, ensin caer nel riesgu de sacales de contestu, ensin perder rigor nin honestidad. Estos foron los oxetivos: ser fieles a la honestidá de cada entrevista y, al mismo empar, ser fieles a la voz del documental en conxuntu. Queremos pensar que conseguimos esos oxetivos n’equilibriu.

 

Una pregunta de taller: partimos d’una idea, documentámonos, liamos al equipu nel camín. Namás que s’estrenó’l documental, ¿qué te dio’l procesu en cuantes al to puntu d’iniciu, a les tos inquietues personales sobre la to condición d’escritora? ¿Llegasti a conclusiones?

 Sensibilizóme más tovía ente la desigualdá qu’hia na lliteratura, igual qu’en tantos campos, pol xéneru. Y, amás, evidencióme la manera na que les llingües s’imponen y imponen una cosmovisión. Cola difusión del documental he comprobé que dalgunes coses que se critiquen nel mesmu tán tamién nel campu audiovisual (nunca vi a compañeros realizadores aparecer tanto nes fotos que falen sobrl so trabajyu, lo normal foi siempre incluir fotos de rodaxe). 

Llegúe a dalgunes conclusiones cola certeza de que too esto va construyéndose, que nun creo no categórico y que nos matices facemos camín, porque’l camín hai que lu cuida. Falaría citándote, Alba, que me tocó echar “cintura feminista”, y qu’agradezo haber aprendío esto. Anque confiésote, como fixi nel so momentu, que si los tiempos que nos tocaren esixen cintura feminista, y cintura d’esquierdes y cintura llingüística, vamos acabar feches unos cilíndros, o con la consiguiente patoloxía a tratar...

 

Cierro esti canal. Tamién la esperiencia diznos qu’una persona que s’avera a los feminismos nun puede yá depués mirar el mundu de la mesma manera. Y nel to mundu hai munches facetes de ti: l’audiovisual, la comunicativa, pero también la ciudadana, la que toca la maternidá… Vamos dexar eso pa prau sólo un pmigayín. Se dice poeta. Yes escritora. Fálame de les que foren dende la Sofía Castañón escritora que ta acabante d’estrenar esti documental. 

 Pa facer esti documental dexé de ser otres coses, no qu’a tiempu dedicáu (y en realidá qué somos aparte d’aquello que facemos col tiempu) se refier. Pa ser  la directora de Se dice poeta dexé de ser escritora, dexé de ser fía, de ser madre, de ser compañera. Dexé, amás, de ser trabayadora, porque esti foi un proyectu propiu y non dalgo que brindara salariu nengún. Dexé de ser llectora, más allá del conteníu del documental -que nun yera poco. Anque al mesmu tiempu fui tolo anterior dende’l prisma nel que facía la película. Diz Martha Asunción Alonso que la identidá ye dalgo mui complexo, qu’escribe como muyer, pero tamién como española en Francia, como fía de los sos padres... La mio identidá, nesa rica complexidá que tien, viose afectada por esti documental. Y imaxino qu’eso, que t’importe hasta’l puntu de modificate en dalgunos aspectos, ye lo meyor que te puede ocurrir con un proyectu que t’apasiona.

Últimas
Al azar

Hemeroteca

Buscador