La peñera - Beatriz Viado


Cómplices del mal

Beatriz R. Viado
Llunes 26, Xineru de 2015, 4:51 pm

Una de les preguntes más perverses que s’estila últimamente nes entrevistes llaborales ye la de: ¿Y tú, por qué quieres trabayar nesta compañía? He, he. Mirada cómplice, nervios al otru llau de la mesa: d’ésta va a salir bien la interpretación mediocremente ensayada delantre l’espeyu. Cuando les entrevistes, y la pregunta, se repiten más de la cuenta y el cansanciu amenaza con ganar la partida, lo que más apetez ye relaxase, arrepanchigase na silla y empezar ya a rise. ¿Pola pasta? Claro que sí. ¿Parezte que diba tar yo equí con vestíu de gala si nun fuera pola pasta? ¿O qué? ¿Tu qué crees? ¿Convides a un dalgo? A mi ye que nun me da nin pa pipes el déficit qu’arrastro.

Dicen que nes entrevistes llaborales valoren la sinceridá lo que, paradóxicamente, ye una mentira de les gordes. Y tol mundu lo sabe. A nun ser la xente que lo cree, obviamente. Della d’esa xente ta tres de la mesa, faciendo la entrevista. Pero muncha otra ta al otru llau de la barrera, bregando por pasar esa prueba que-y permita acceder a una nómina cola que siguir manteniendo cuerpu y alma en vida. Y si ye bien triste’l trabayu esclavu, más triste ye l’esclavu feliz. Ési que se va a deprimir munchu en cuanto-y dean una patada a la primera de cambiu porque, ¡oh, maravilla!, too yera una mentira. Nin la empresa cree munches veces na empresa y menos en toa esa xente a la que pidieron una prueba de sumisión pa entrar nella. ¿Por qué quieres trabayar nesta compañía? Por amor y devoción, cómo non. Nestos tiempos lo único que se fae por perres ye casase. Acabáramos.

Simplificando, asina funciona. Munches veces toca trabayar n’empreses de duldosa moralidá y actividá: bancos, aseguradores, compañíes telefóniques, constructores destructores, periódicos empufaos… Industries del mal en xeneral. Y como tovía ta na cultura y nel sentir aquello de que’l trabayu define al individuu, lo qu’ésti fae pa nun alloriar ye garrase a él y, por malu que sía, facelu bonu. O, ensin reconocer la so bondá, aceptar la so estrema necesidá basándose na suya: ye que tengo criatures, ye que la hipoteca, ye que les vacaciones, ye qu’a mí con esto nun me llega… Y too esto ye otru cantar. Ye aceptar el mal como parte inherente de les necesidades personales. Eso yá nun lo piden nin nes entrevistes más cíniques y crueles. Ye esa sútil diferencia ente la llibertá d’espresión y de pensamientu: val que te “fuercien” a mentir como una canalla, pero eso nun significa que tengas que creer el catecismu que prediques. Faltaba más. Tovía queda dalgo dientro.

Vien esto a cuentu de les interminables discusiones sobre la pureza, la ética, la moral. Cuando una acusa a otra de tener un trabayu indignu, de vendese barato, de ser cómplice del mal. Son cansines y aburríes, como un concursu de moralidá a l’antigua usanza. A ver quién ye la más pura. Quita, quita. Vivimos inmerses nel mal y entemedies espatuxamos, buscamos opciones, tragamos y de xemés en cuando vomitamos. Y, mentes nun topemos nada meyor o síamos capaces d’aguantar, siguimos. Cada una na so trinchera, meyor o peor, acorides a la so capacidá, los sos contactos y la so bona estrella. Nun hai que disculpase, nin xustificase. A ver quién tira la primera piedra. Eso sí, si te dediques a dar hosties a quien protesta na cai, nun pidas comprensión. Da igual les criatures que tengas qu’alimentar o les lletres d’hipoteca que tengas que pagar. Hai coses que sabemos que nun se faen, hai órdenes que nun s’obedecen. Los dilemas morales, los grandes grandes, a veces son los más fáciles de resolver. Sí, sí, ye un tema bien complicáu que nun se soluciona en menos de mil palabres, pero oi, por dar unos apuntes.

Somos quien a ver la realidá. Bien de veces, de munches formes y en milenta variedaes (la ufierta ye descomanada) somos cómplices del mal: nos puestos de trabayu, na compra diaria, hasta nos hábitos de vida. Pero ser cómplices, más o menos voluntariamente, más bien obligadamente, no exime de la responsabilidá y les responsabilidaes son p’asumiles. Caúna na so midida. La caxera del bancu nun ye culpable de los desahucios, nin l’albañil de cualquier obra de Calatrava del desfalcu. Nun se trata de diliir responsabilidaes nin culpes, que si son de toes, nun son de naide. Pero sí de nun ser cómplice de la maquinaria. De nun facer de la necesidá virtú. De resignase y negase como persona humana. A eso nun t’obliguen. Nin siquiera te paguen por ello. Porque oi, si ganen la batalla del pensamientu, la guerra terminó con una clamorosa derrota.  Los xuicios pa los tribunales y los tribunales de pureza, pa quien los quiera. Ye meyor facer que too sía meyor. Asina de naive. Del qué y del cómo ya falarémos nesos ratos llibres d’existencia qu’entá nun vendiemos.

 


La peñera

Bea Viado
Martes 24, Avientu de 2013, 5:28 pm

 

Della xente vuélvese radicalmente feminista a la hora d’atacar a una feminista sospechosa de nun ser una íntegra (integrista pa esa xente) feminista. Pasó con FEMEN, a les que se-yos cuestionó en cuantes que feministes, ente otres coses, por perpetuar los estereotipos de belleza occidentales. De sópitu, hubo consensu en que los cánones de guapura forxaos na boutique de la Barbie nun ayuden gran cosa a eso de la lliberación de les muyeres. Fixo falta criticar una acción feminista pa llegar a una conclusión feminista. Mira tu.

A nun ser que se tuvieran insinuando qu’una feminista, por definición, nun pue tar de buen ver. Y eso que yo nun conozo a nenguna feminista fea: esi eternu preguntar na mirada y esa sorrisa de la que se reconoz a sí mesma fáennos les más guapes ente les guapes. Coles nuestres patines de gallu y la nuestra caprichosa distribución de masa corporal.

Más prosaicamente, pasa lo mesmo colos pelos: ye dicir que yes feminista y principien a duldar del to compromisu por nun llucir bigote de tres selmanes. Claro que peor opinión de ti gastaríen si fueres una impúdica y allegre osina en llucha polos sos derechos. Hai xente que nin vive nin dexa vivir.

O, pa rizar el rizu, va poco salió un estudiu nel que se recomendaba a les muyeres nun enfilase pa que nun les violaran. Mui feministamente aneciaben a cada párrafu del artículu en que les muyeres nun yeren culpables de la so propia violación, pero testeronamente repetíen que si bebes póneslo en bandexa. Gastaron les perres nun estudiu pa dicir que, amás de tar feo eso de beber nuna muyer, esta conviértese nun suxetu pasivo-provocador cuando se desmelena. Yera más interesante investigar qué-yos pasa a dellos homes cuando beben, por qué la bestia se desmadra y la fiera ataca. Pero non: anque nun culpamos esplícitamente a les muyeres de la violación, que pa eso ta la corrección política, hai a quien sigue ensin gusta-y qu’a los toros te pongas la minifalda. Y olé.

Y pa rematar, tenemos el casu Teresa Forcades. La monxa, sí, pero tamién la doctora, polémica poles sos opiniones disidentes de la so confesión católica y del pensamientu neolliberal. Faen escarniu de les sos idees namás que por ser monxa (condición esclusivamente femenina). La mesma esquierda qu’almira a los activistes de la teoloxía de la lliberación o recuerda con ciñu a los cures rojos nun pue dar un res de credibilidá a les palabres d’una muyer, estudiada y con cabeza. Ye xente que namás ve’l velu nel qu’entamen y acaben los seudofeministes debates xeneralistes.

¿Qué pasa? Pasa que la peñera, pa unes y pa otros, nun ye la mesa. Ye la de siempre, eso sí.


Últimas
Al azar

Hemeroteca

Buscador