Pablo Texón


Vértigu

Pablo Texón
Vienres 24, Xineru de 2014, 8:20 am

Vértigu. El vértigu. La so sonoridá: abre con una billabial (¡vade retro l’artificial  pronunciación llabiodental!), pasa pela dental “t” y acaba na velar “g”. Un recorríu ordenáu de la boca, una transición perfecta d’alantre a atrás, encontáu na vibración alveolar de la “r”. El mesmu camín garren paralelamente les vocales, acompañáu por un movimientu zarrador que conclúi cola “u”. Dicir “vértigu” da vértigu, ye un movimientu en sí mesmu. Dicir “vértigu”, dicir “vértigu” munches veces. Vértigu. Vértigu. Vértigu. El vértigu.

 

El vértigu arrecostina resignáu col malentendíu. Tóca-y cargar con que lu confundan mayoritariamente col mieu a les altures (l’acrofobia) y, en verdá, el vértigu nun ye eso, sinón una percepción falsa de movimientu. ¿Mal presaxu pa esta revista? Escasamente pue sentir acrofobia’l que despega, el qu’echa a andar, conque la cuenta yera empecipiar con vértigu y ser a convertir esa ilusión en realidá factible. “¿Facer un Uri Geller?”, dirán los escépticos. Facer. Gústame quedar siempre colo positivo. Facer. Facer dalgo: ¿cómo una espresión tan convencional zarra tanta fuerza telúrica? Sí, vamos facer dalgo, viaxar de la nada al daqué y nun albidren grandilocuencia dala, namás falo del milagru cotidianu, de la simple intención de facer, de crear vértigu.

 

Como siempre me gustó xugar coles palabres (y dexar que xueguen conmigo, n’últimos cabos siempre son de fiar), veo en “vértigu” un sincretismu léxico-fonéticu de “ver” y “contigo”. Vete a ti. Ver contigo. Ver movimientu. Movimientu contigo. Ver ilusión. Ilusión contigo. Ver movimientu contigo. Y, claro, les palabres fáennos esclavos d’elles y nun podemos olvidar tan altes espectatives.

 

El vértigu siempre me remite a una confusión: recuérdame indefectiblemente a la rueda doblada que Dalí diseñó pa una película d’Alfred Hitchcock y el fallu consiste en qu’esa película nun ye Vertigo (Vértigu), sinón Spellbound (Recuerda). Ye ún d’esos errores que, más que facese crónicos, fáense tuyos y yá nun van marchar: pa mi apaez en Vertigo y puntu. El casu ye que siempre-y imaxiné un destín triste a esa rueda surrealista que’l personaxe interpretáu por Gregory Peck vía dende un teyáu. Tien que tar perdida nun caxón d’un almacén de los estudios Selznick, probablemente faciendo por movese, por sentir, cuando menos, la ilusión de movimientu, el vértigu final. Esta revista qu’empieza ensin mieu a les altures quier buscar una rueda doblada y olvidada, sacar del caxón, vamos ser optimistes, un plizcu d’ilusión.


Últimas
Al azar

Hemeroteca

Buscador